“Estupideces que deberíamos dejar de decir a los padres”. Esto es lo que opina una mamá

-¿Quién lo está cuidando? –Su papá –Esperemos que todo está bajo control cuando llegues a casa. Ése fue el diálogo que encendió la ira de Ashley Miller, una columnista que llama a “dejar de decir estupideces a los padres”. 

Primero que nada, éste fue el diálogo completo que molestó a Ashley. Ten en cuenta que ella estaba en la fila del supermercado cuando una señora se le acercó.

– ¿Tienes niños? – preguntó la señora con una sonrisa.
– Sí, un niño pequeño.
– ¿Y con quién está ahora?
– Está en casa con su papá.

Su sonrisa se agrandó.

– Ohhhh -dijo, dándole la mirada – ¡Esperemos que todo esté bajo control cuando llegues a casa!

“Necesité toda mi fuerza para no pegarle en la cabeza con una verdura. En lugar de eso, asentí y sonreí sutilmente entre mis dientes apretados”.

-Ashley Miller-

La reacción de Ashley.

Ashley volcó su rabia en una columna en que llama a “dejar de hablar de los padres como si fuera un accesorio inútil a la crianza”.

“Escucho estas cosas todo el tiempo, y mi esposo lo escucha también. Como la vez en que estábamos en el parque nuestro hijo estaba vestido con zapatos y una camiseta que no combinaban (…) Yo lo vestí e hice un trabajo horrible, lo que siempre pasa. Cuando su papá lo viste parece un chico de catálogo”.

-Ashley Miller-

La columnista dice que cuando dice que su esposo está cuidando al niño siempre bromean con que está “en labores de niñera”.

“No, no es una niñera. Es un padre. Está fuera jugando en el patio, besando una rodilla lastimada, untando bloqueador en una nariz pequeña y manejando un berrinche como un grande. Está sentado en el baño con una persona pequeña mirándolo a través de un espacio en la puerta

(…) Está leyendo el mismo cuento de Peter Rabbit por sexta vez seguida y luchando por poner esas extremidades de batalla en un pijama limpio.

Se sentará a un lado de su cama, diciendo las tres palabras que ayudarán a nuestro hijo a dormir: Papá está aquí”.

-Ashley-

Ashley nos invita a poner atención a nuestro lenguaje y a cómo la publicidad de productos para bebé siempre hace énfasis en la madre… ¡y tiene razón!

La columnista sigue su mensaje explicando que con ese lenguaje y esas visiones es fácil ver por qué se habla de “madre trabajadora” y no de “padre trabajador” o por qué los padres tienen muchos menos días libres tras el nacimiento de sus hijos.

Foto: Ashley Miller / The Huffington Post.
Foto: Ashley Miller / The Huffington Post.

“Porque probablemente ellos están rascándose los testículos y viendo el partido de fútbol, ¿cierto?

Incorrecto.

Están rascándose los testículos y viendo los Teletubbies”. 

-Ashley-

You may also like...

Deja un comentario

¡No oculte sus sentimientos! 😉

Haga click “Me gusta”