Las palabras más raras del diccionario

La lengua es caprichosa, y si miramos el diccionario nos encontraremos con más de una sorpresa: palabras que desconocíamos que existían, sí; pero también algunas que al ver cómo están escritas nos entren ganas de llorar, palabras de otros idiomas, en especial el inglés, que se han adaptado fonéticamente al español, palabras antiguas con un significado que no sospechas, vulgarismos que se han adaptado… Como leerse el diccionario desde la A a la Z es una de las cosas más aburridas que se nos ocurren, hemos preparado un resumen con las palabras más extrañas del diccionario.

  • Palabras vulgares: seguro que alguna vez has dicho “asín” en vez de “así” o “dotor” en vez de “doctor”, pero si vas al diccionario de la RAE comprobarás que se pueden utilizar, siempre en tono vulgar. Quizá el instituto o la consulta del médico no sean el lugar indicado para utilizarlas, pero si te reprenden por utilizarlas puedes demostrar que existen. Y por mucho que sorprenda, “culamen”, “pechamen” y “muslamen” también aparecen en el diccionario para referirse al culo, el pecho y a los muslos -en especial de las mujeres- respectivamente, aunque añade que son palabras vulgares y groseras.Whisky
  • Anglicismos: freak, friki, freaki… y “friqui”. Por cierto, la RAE lo define como una “persona pintoresca y extravagante o que practica desmesurada y obsesivamente una afición”. Pero este no es el único anglicismo que ha adaptado su grafismo al español de forma llamativa, también podemos escribir “yin” o “bluyin”, una grafía muy extendida en los países de América Latina a la hora de referirse a los jeans o blue jeans; “cederrón” en vez de CD-ROM o referirnos a un home run de béisbol como un “jonrón”. Pero el anglicismo más llamativo es “güisqui”. Y, sí, se refiere al whisky.
  • Palabras antiguas y curiosas: palabras antiguas como “toballa” o “murciégalo” están aceptadas, aunque prácticamente todos los hispanoablantes escriben toalla o murciélago. También nos podemos referir al décimo mes del año como “otubre”, sin la C, y a los vagabundos como “vagamundos”, una palabra que se acerca más a la realidad.Albóndigas
  • ¿Albóndiga o almóndiga?: la RAE también ha participado en el eterno debate sobre esas deliciosas pelotillas de carne, y ha tomado una decisión salomónica, aceptanto tanto la original albóndiga como “almóndiga”. Probablemente, no notes diferencias de sabor entre unas y otras.
  • ¿Hay uebos?: sí, la palabra “uebos” aparece tal cual en el diccionario, pero tranquilos porque no se refiere a los huevos que ponen las aves como las gallinas y otros animales. Uebos procede del latín “Opus”, y significa necesidad. De esa palabra nació la expresión “manda huevos”.

Imagen: Victor TondeeStockSnap, Joshua Rappeneker, Joselu Blanco

You may also like...

Deja un comentario

¡No oculte sus sentimientos! 😉

Haga click “Me gusta”